Fútbol Profesional

Derrota en Copa

Con los brazos en alto

Con los brazos en alto

Independiente cayó 3-1 con River en el Monumental y quedó eliminado de la Copa Libertadores. El Rojo estuvo a la altura y se fue por detalles.

3 de Octubre de 2018

No pudo ser. Independiente quedó eliminado de los Cuartos de Final de la Copa Libertadores al caer 3-1 con River. El equipo dio todo y estuvo cerca de alcanzar las semifinales. El local justificó la diferencia luego del gol de Quintero, que llegó justo en el momento que los de Ariel Holan controlaban el juego desde la posesión.

Se sabía que la revancha luego el 0-0 en Avellaneda sería como una partida de ajedrez. Cada ficha, cada movimiento, cada apellido y cada sistema iba a ser estudiado por los entrenadores. Gallardo metió tres delanteros y Holan cuatro atrás, aunque con Francisco Silva metido casi entre Franco y Figal. Si bien River buscó con mucho ímpetu hasta el arco de Campaña, no tuvo muchas jugadas de peligro a pesar de la tenencia del balón. El Rojo, vestido de gris esta vez, trató de salir de contra pero le costó: Ponzio y compañía cortaron siempre con foul cada vez que se intentó una jugada. Pasados los 20’ el Rey se fue animando y empezó a mirar más cerca a Armani. Luego de un pelotazo en el que a Pinola se le fue largo el control, el central rechazó al lateral pero fue con plancha contra Benítez y lo bajó en el área. Penal claro para Independiente no cobrado por Daronco y que los que manejan el VAR obviaron. El árbitro, a metros de la acción, no señaló que el zaguero golpeó con vehemencia al misionero. Iban 27’ y hubiese cambiado el trámite del partido y, por ende, la serie.

Al inicio del segundo período entró Gigliotti por Hernández.  El Diablo fue a buscar el gol y se paró más adelante. El Puma casi lo tuvo, pero en la réplica Scocco la puso contra un palo. De estar 1-0 a 0-1 en un abrir y cerrar de ojos. Los muchachos no sintieron el impacto y fueron a buscar la parda. Lo tuvo Romero desde inmejorable posición y la mandó por arriba del travesaño. Pero unos instantes después, Gigliotti puso sexta a fondo y pasó por arriba a Maidana. Entró al área y fusiló a Armani, quien no retuvo. El rebote lo tomó Silvio Romero y la metió arriba. Travesaño y adentro. Era 1-1 y clasificación. Benítez no pudo más y a la cancha Sánchez Miño para oxigenar el medio campo.

Estaba todo controlado y el silencio del Monumental era una muestra cabal de que Independiente estaba dominando todo. Desde el juego y lo mental. Pero llegó una salida en falso, rebotes y el zurdazo de Quintero hizo el resto. Hubo un atisbo de reacción luego del 3-1 de Borré, pero ya era tarde. Si bien hubo una jugada mal anulada por supuesta mano del Puma que terminaba en gol y un penal de Armani a Meza (terminó en una clínica por un fuerte golpe en el tórax), ya el resultado estaba certificado.

Se terminó la ilusión de seguir avanzando en nuestra copa más amada. Es hora de retemplar el ánimo con vistas a los compromisos que vendrán en Superliga. Hay que empezar a sumar para posicionarse en los primeros puestos como merece nuestra rica y gloriosa historia. Estamos otra vez de pie y que este traspié no obnubile todo lo bueno que se hizo. No se olviden, somos El Único Rey.

ESPACIO PUBLICITARIO

Otro logro para el Baby

Hay futuro

Independiente ganó una vez más la Copa de Campeones de clubes de Baby. Así, es el máximo ganador histórico de la competición.

¡Vamos Las Diablas!

Último partido

El equipo de fútbol femenino de Independiente cierra el año ante Racing. Será esta tarde a las 17 en Domínico.

Un año del segundo Maracanazo

¡El Rey de Copas!

Un día como hoy, en 2017, el Único Rey se consagró campeón de la Sudamericana. Otra vez en el Maracaná. Otra vez ante el Flamengo.

¡Dale campeón!

Los pibes, un orgullo

La categoria 2005 de Independiente se consagró campeona. Enorme logro.