Institucional
2 de enero de 2018

De Mariulo a Eze

Un hermoso repaso por todos los goleadores del Rey de Copas en finales internacionales.

A+ A- A=

En el invierno de 1964, Don Manuel Giúdice, como le decían cariñosamente los jugadores, consolidó un equipo que venía de lograr la liga local el año anterior y obtuvo la primera de las 17 copas que el Rojo ganó en el mundo de la Con.Me.Bol. Mario Rodríguez se transformó en el primer jugador que anotó un tanto en una final. En un estadio repleto, superó a Roberto Sosa de Nacional con un tiro por elevación y, con el 1-0 final, el Rojo ganó la Copa Libertadores.

En 1965, Raúl Bernao emergió como el nuevo héroe convirtiendo un gol en dos de las tres finales disputadas ante Peñarol. Capotito De la Mata, Avallay y Mura también se hicieron presentes en el marcador.

Para 1972 apareció la figura de Eduardo Maglioni. El delantero logró una doppietta ante Universitario y así el Rojo volvió a ganar la Copa en casa propia. Un grito inesperado de ese año fue el golazo de Francisco Sá ante Ajax. Si bien no alcanzó, el tanto de Pancho igualmente ingresó en los anales de la Copa Intercontinental.

Al año siguiente, Maglioni estableció el record de ser el jugador de Independiente que más goles anotó en partidos finales. En total sumó cuatro. Sus otras conquistas fueron ante Olimpia de Honduras en los dos partidos por la Copa Interamericana de 1973. Toda una curiosidad, el Polaco Semenewicz convirtió su único gol ante los hondureños.

En ese año, Mendoza y Giachello anotaron en la inolvidable noche de Montevideo en 1973, cuando Ricardo Bochini tuvo su debut en el plano internacional. Justamente el Bocha fue decisivo, cuándo no, con la asistencia para el gol de la consagración.

Y su figura tomó dimensiones gigantescas con su bautismo ante la Juventus en Italia. Cada vez que Bochini hizo un gol en una final, el Rojo fue el Campeón (San Pablo en la Libertadores y Municipal de Guatemala en la Interamericana fueron sus otras conquistas).

En 1974 otros ilustres jugadores comenzaron a ingresar en este listado. Saggiorato anotó ante San Pablo y el Mencho Balbuena fue clave en la revancha. Ni hablar el Chivo Pavoni en el tercer partido. El uruguayo hizo un gol clave ante Unión Española en 1975 en la misma jornada que Percy Rojas y Bertoni también anotaron. Ya en el Defensores del Chaco, llegó Ruiz Moreno y junto a Bertoni firmaron el resultado de la sexta Libertadores. Con la llegada de Pastoriza a la dirección técnica, Trossero y Arroyo conviertieron los dos últimos goles en finales setentosas para Independiente.

Llegando los 80s, una nueva camada de jugadores anotó goles decisivos como Burruchaga ante Gremio y Percudani ante Liverpool. Ya por los 90s, Rambert patentó el avioncito con dos grandes goles ante Boca en la Bombonera y en la entonces Doble Visera. Serrizuela es el segundo jugador que anotó en Japón, por la Recopa, mientras que Mazzoni y Domizi convirtieron los inolvidables tantos ante Flamengo. En 1996, y pese al resultado negativo, Burruchaga marcó un record de convertir goles en finales con 12 años de diferencia (1984-1996).

Pasaron tres lustros para otra consagración. Julián Velázquez tomó la lanza ante el Goiás, y luego Parra hizo un doblete. En 2011 Maxi Velázquez -por duplicado- Marco Pérez y Tuzzio anotaron pero el Rojo no pudo festejar.

La historia se cerró con la conexión Meza-Benítez para el tanto de Gigliotti ante Flamengo. Esa noche el propio Meza marcó un golazo tras recibir de Barco, y este hombre de solo 18 años agarró la pelota más caliente de los últimos años para el Rojo y concretó el tanto que le dio la última copa a Independiente.

De Mariulo a Eze. Nombres propios de la historia del Rey. Ojo, todavía queda mucho por escribir.