Fútbol Profesional
31 de diciembre de 2017

El Rey del mundo

12 de las 17 vueltas olímpicas internacionales de Independiente ocurrieron fuera de la Argentina. El Rojo irá por más en 2018.

A+ A- A=

"Vamos los rojos, con este fútbol, somos los dueños de América y del Mundo...". Este canto que se escuchó y se hizo himno desde que Independiente obtuviera la primera Copa Intercontinental en 1973 frente a la Juventus, parece hoy reflotarse luego de la consagración frente a Flamengo en el Maracaná.

Es que de los 17 títulos internacionales, 12 fueron logrados en el exterior. Sí, el 70% de las vueltas olímpicas fueron lejos de la Argentina. Algunas más cerca que otras por estar en el mismo continente, pero también las hay del otro lado del mundo.

Después de la primera Copa Libertadores de 1964 que se logró tras empatar 0-0 con Nacional en Montevideo y ganar 1-0 en la vieja Doble Visera de Cemento, el bicampeonato se obtuvo en Chile un año más tarde. Fue cuando en el tercer partido el Rojo vapuleó 4-1 a Peñarol en estadio Nacional de Santiago de Chile, donde Mura hizo un gol fastuoso al gambetear a medio equipo Mirasol.

Ya en la década del 70 vinieron más cosechas. A no ser la Libertadores 72 en la que se consagró de local ganándole 2-1 a Universitario de Perú con dos de Maglioni (0-0 la ida), las otras tres CL, la misma cantidad de Interamericanas y la Intercontinental fueron obtenidas en tierras lejanas a Alsina y Cordero por aquellos años.

Para llegar al tetra y sumar seis hasta 1975, el CAI debió jugar siempre desempates para alzarse con el trofeo. En el 73, luego de dos pardas (1-1 y 0-0), tuvo que jugar el bueno con Colo Colo en Centenario de Uruguay. Allí, Giachello en el alargue puso el 2-1 en el debut internacional de Bochini,. Al año siguiente, el 1-2 y el 2-0 frente a San Pablo, obligó a ir a Santiago de Chile para que Pavoni de penal pusiera el 1-0 que Gay aseguró al atajarle la misma pena a Zé Carlos. Y en el 75, ante Unión Española, revirtió el 0-1 con 3-1 en Avellaneda, para levantar otra vez la Libertadores luego del 2-0 en el Defensores del Chaco de Paraguay con Arsenio Erico presente en el palco.

Las tres Interamericanas tuvieron un particularidad: en ninguna de las ediciones el CAI jugó en Avellaneda. Siempre lo hizo en canchas del exterior. Las dos primeras (73 y 74), el Rojono tuvo problemas en juhgar ambos cotejos en la casa de los locales. Tegucigalpa, Honduras, frente a Olimpia y luego en Guatemala contra Municipal. La edición 76 fue a disputarla en terreno neutral contra atl´tico Español de México. La ciudad elegida fue Caracas en Venezuela que vio la primera vuelta olímpica del gran Pato Pastoriza como DT.

Las dos Intercontinentales se lograron a un partido. Después del despojo en Madrid en el tercer partido contra el Inter de Milán en el 64 y las otras dos frustraciones (65 otra vez contra los de Helenio Herrera y la del 72 frente al revolucionario Ajax de Holanda), el Diablo se la jugó vs. Juventus, subcampeón de Europa del equipo de Cruyff, a un juego en Roma. Si, casi en la casa de la Vecchia Signora. Ahí, Bochini y Bertoni pintaron la pared más hermosa para la envidia de Leonardo da Vinci y se trajeron la Copa a Avellaneda en un glorioso 1973 de tres Copa Internacionales. Luego, con el Bocha otra vez haciendo de las suyas, en Tokio el Rojo levantó su segunda Intercontinental venciendo al Liverpool inglés con tanto de Percudani en el 84. En la misma ciudad, 11 años después, con Brindisi en el banco y gracias al gol de José Tiburcio Serrizuela, Independiente se adueñó de la Recopa Sudamericana venciendo a Vélez en el duelo de elencos argentos.

El destino quiso que las dos últimas conquistas en tierras extranjeras sean en el mismo lugar, en el mismo estadio y frente al mismo rival. Río de Janeiro, Maracaná y Flamengo. Increíble pero real. Primero con el gran Zurdo López como DT en la Supercopa 95 y hace unos días con Ariel Holan.Por demolición y por convicción fueron logrados esos títulos que engalanan las vitrinas de la sede de Avenida Mitre 470.

Por ahora hasta acá llegamos con las vueltas olímpicas del Rojo en otras ciudades y países del universo futbolero. Pero estamos convencidos que aún hay más lugares para que Independiente siga paseando su linaje copero. El del verdadero Rey de Copas ¡Salud!